Conexión Tecnológica

‘Horizon Forbidden West’ es una aventura épica que exhibe todo el músculo técnico de PS5

Antes de cualquier otra consideración, vale la pena destacar que ‘Horizon Forbidden West’ es un juego visualmente espectacular. La variedad de sus entornos, la increíble escala que sugieren, la multitud de detalles con los que están adornados los escenarios (de la vegetación y la fauna a los efectos atmosféricos y lumínicos), el cuidado con el que se han diseñado los detalles de indumentarias, gestos, construcciones, materiales, los espectaculares fondos acuáticos… en más de un momento (y más de dos) de la aventura de Aloy el jugador va a tener que parar a tomar aire ante la variedad y perfección de los estímulos visuales que está recibiendo.

Y eso se puede trasladar también a los personajes y su expresividad. Es cierto que, posiblemente, la falta de emociones de Aloy va a desatar más de una crítica, aunque yo lo veo más como un problema de guión (las motivaciones de la heroína para “salvar la humanidad” nunca están del todo claras) y también como una decisión consciente de que sea un lienzo en blanco donde el jugador pueda identificarse. Porque, por otro lado,  todos los secundarios tienen una expresividad y matices en sus gestos que acerca la mayor parte del tiempo a los humanos de ‘Forbidden West’ al Valle Inquietante. Aunque esa es otra discusión para otro momento.

La cuestión es que, dicho de forma llana y directa, cualquier aficionado a los videojuegos interesado en los límites de la representación visual y a dónde es capaz de llevar la tecnología y la creatividad de esta generación de consolas debería pasearse por el mundo futuro de Aloy, porque es una experiencia notable. Pese a pequeños bugs (que en buena parte serán resueltos con un anunciado parche de día uno, aunque nos tememos que el crispante comportamiento de la melena de Aloy no será uno de ellos), el trabajo de Guerrilla es muy notable desde ese punto de vista.

Luego ya será cuestión de cada cual determinar si el criterio estético empleado para poner en pie toda esta exhibición técnica es el más apropiado. Bajo mi punto de vista, y aunque hay momentos de un preciosismo visual considerable (poco antes de la mitad del juego, por ejemplo, hay un acercamiento a una montaña bañada en una neblina de polvo rojo mientras se ven relámpagos en el horizonte que me parece un ejercicio de atmósfera bellísimo), no siempre sintonizo con las elecciones visuales de Guerrilla. Los asentamientos humanos me parece que tiran de tópicos medievales algo agotados en lo visual, y en términos generales, los escenarios tenían más personalidad en el reciente ‘Ghost of Tsushima’

Fuente: xataka.com